21.11.13

Traicionera memoria. Sobre saltos (i)lógicos y los recuerdos.

Sabe Portnoy que hace tiempo que tengo un par de ideas bullendo en la azotea. Un texto que abandono y retomo siguiendo impulsos momentáneos que surgen a) del desencanto en cuanto llevo una serie de libros flojos y/o b) del impulso de animación en cuanto topo con algo que hace que se me disparen las sinapsis en mi mente demente.

Es por eso que, en cuanto encuentro artículos sobre la falibilidad de la memoria y/o la reconstrucción de la realidad en la mente de gente corriente, en casa hay una fiesta.

Hoy es uno de esos días. The Atlantic acaba de publicar un texto sobre la falibilidad de los recuerdos en gente con memoria prodigiosa. Y no desentona con lo que empezó este disparador hace unos meses: Oliver Sacks hablando sobre recuerdos familiares que él creía propios y resultó que fueron constructos.

Además, coincide la publicación del primero de ellos con un periodo en el que estaba trabajando sobre el que cito luego. Es un tema que me enloquece. Más que nada porque no hablamos de la reconstrucción de la realidad en la mente de un esquizoparanoide, sino de un proceso muy parecido en gente normal.

Déjenme saborear el texto, déjenme anotar los saltos que en mi mente provoca. Viernes ya hablaremos de Casa de Hojas. Hoy no toca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada